Secciones

Pato Alfaro: "Se me puso la piel chinita" cuando Chivas visitó a Boca Juniors

Juan Pablo Alfaro admitió que lo que vivió en el juego de la Bombonera nunca lo vio en ningún otro estadio

Escrito en GLORIAS DEL REBAÑO el

Han pasado más de 15 años de aquella inolvidable serie entre Chivas y Boca Juniors en los cuartos de final de la Copa Libertadores, en donde Juan Pablo Alfaro vivió momentos en su visita a la Bombonera que nunca vio en ningún otro estadio a lo largo de su carrera.

El "Pato" era parte del Guadalajara que en ese entonces era dirigido por Benjamín Galindo y que se enfrentó al poderoso equipo argentino en la Copa Libertadores 2005. En una de las mejores exhibiciones que se recuerde del Rebaño durante el partido de ida disputado en el Estadio Jalisco.

TE PUEDE INTERESAR: ¡Increíble! En Chivas le negaron el paso al "Mellone" Gutiérrez, leyenda del Campeonísimo

En aquella noche, el conjunto tapatío goleó 4-0 con anotaciones de Johnny García, Omar Bravo, Juan Pablo Alfaro y Adolfo "Bofo" Bautista. Así con esta amplia ventaja, las Chivas tuvieron que viajar a cerrar la llave a la casa de Boca.

Algo que no fue nada sencillo, como recordó el "Pato" durante una entrevista que tuvo para el canal de Youtube Sr Díez.

"Ese partido estuvo bravo. Cuando llegamos a Argentina todo bien, los hinchas de River Plate estaban con nosotros. Ya en el arribo al estadio, se empezó a sentir fuerte el ambiente. Jugar en un estadio como La Bombonera, la pasión con la que viven el partido, no es fácil", señaló.

Todo el entorno del Guadalajara sabía la hostilidad que representaba visitar la casa de los xeneizes. Desde los cánticos de la barra brava "La 12", hasta el arbitraje localista con el que se iban a enfrentar.

"Créanme que jugar en La Bombonera con el estadio lleno y la presión que mete la gente, es uno de los estadios más difíciles para jugar. Tienes al público encima de ti. Cuando salimos a calentar, la gente empezó a alentar, de una manera ensordecedora. A mí en mi carrera nunca me tocó escuchar un estadio de la manera en la que se escuchó en el entrenamiento, era impresionante".

Durante esa entrevista, Juan Pablo Alfaro reconoció el dicho que señala que este inmueble "late", en relación a que tiembla por todo el público que brinca y grita en los duelos de Boca Juniors.

Para el futbolista de las Chivas, más allá de amedrentarlo, lo asombró por completo la pasión con la que se vivía un partido de futbol que todavía ni siquiera empezaba.

"Yo el calentamiento me la pasé admirando el alrededor del estadio, que calentando. No nos estaban apoyando a nosotros y se me puso la piel chinita, nada más imagínense".

Con mucha personalidad y confianza por la amplia ventaja, el Rebaño salió a cumplir el trámite de la vuelta. Aunque el juego se convirtió en un "infierno" tanto en las gradas, como en la cancha, en donde es muy recordada el conato de bronca entre el "Bofo" y Martín Palermo, con la expulsión de ambos.

Luego vendría el bochornoso escupitajo que le dio el técnico Jorge Benítez a Bautista. Sin embargo, el pase a las semifinales de aquella Libertadores era para las Chivas, que incluso tuvieron que esperar cerca de cinco horas para poder salir de La Bombonera y emprender su regreso a México.

Temas