HISTORIA ROJIBLANCA

“Gusano” Nápoles no creía que metió cuatro goles en una final con Chivas

Su nombre se escribió con letras de oro tras aquella final del Guadalajara contra Toros Neza del Verano 97

Gustavo Nápoles realizó algo que pocos han hechoCréditos: Mexsport
Escrito en GLORIAS DEL REBAÑO el

Han pasado 25 años de aquel 1 de junio en el que Gustavo “El Gusano” Nápoles escribió su nombre con letras de oro en la historia de Chivas al meter cuatro goles en la final ante Toros Neza del Verano 97. Ni él mismo podía creer la hazaña que hizo esa tarde en el Estadio Jalisco. 

Fue como una “graduación” para el delantero que llegó al Guadalajara en 1995 proveniente de los Tigres y que aprendió a ser goleador hasta que vistió los colores rojiblancos. 

TE PUEDE INTERESAR: Leyenda de Chivas arremete contra Amaury por contratar ex de Atlas y América

Así lo cuenta el “Gusano” Nápoles durante una entrevista que dio para el canal de Youtube Sr. Diez en el que repasa su trayectoria por el conjunto rojiblanco que se encumbró con aquella inolvidable final. 

“Yo nunca fui centro delantero, empecé a jugar esa posición hasta que llegué al Guadalajara por diferentes situaciones de baja de juego y lesiones. Al principio yo era volante extremo y jugaba por fuera indistintamente de la banda. Las circunstancias me llevaron a esa posición”. 

El delantero originario de Monterrey reconoció que no sabía lo que representaban las Chivas, pero que rápidamente se adaptó en todos los aspectos. 

Así Gustavo Nápoles llegó al Verano 97 en el que firmó un torneo extraordinario, siendo el mejor anotador mexicano de la fase regular con nueve anotaciones. Y en la Liguilla se guardó lo mejor para el final. 

“No lo dimensioné, ni los compañeros, ni la prensa, fue con el paso de los años que fue tomando más magnitud la actuación que tuve. Queríamos ser campeones sin importar quién fuera figura y se consiguió. A mí no me cayó el veinte hasta la fecha, cuando la gente habla del título del 97 con los cuatro goles de un cuate…”

Con sus anotaciones las Chivas golearon 6-1 a los Toros Neza en la final de vuelta del certamen, para un global de 7-2 que le dio la décima estrella a la institución rojiblanca. 

TE PUEDE INTERESAR: Chivas reúne a sus campeones del Verano 97 ¿Y si los contratan otra vez?

Hoy en día, el “Gusano” Nápoles admite que tiene el corazón dividido entre Tigres y Chivas, aunque entendiendo que el clímax de su carrera se vivió en tierras tapatías. 

“A nivel nacional no me conocía toda la gente y llegué apuntalar con perfil bajo y buenas actuaciones, además de la dosis de fortuna que se necesita para triunfar. Me fui ganando un lugar y al último consolidarme para ser copartícipe de un título del equipo, no se me puede borrar de la mente”.