¡Un eterno capitán! Ramón Morales y su amor por las Chivas del Guadalajara

¡Un eterno capitán! Ramón Morales y su amor por las Chivas del Guadalajara

El ex futbolista se convirtió en una de las grandes figuras del Rebaño de los últimos tiempos

Por: Jesús Patiño

Pasan los años y Ramón Morales se mantiene como una de las figuras que ha tenido las Chivas del Guadalajara en los últimos tiempos.

“Ramoncito” nació un 10 de octubre de 1975 en La Piedad, Michoacán. Aquí empezó a descubrir su amor por el futbol, gracias a un balón que le regalaron en casa. Luego buscó su camino como profesional y debutó en la Primera División con Rayados de Monterrey en 1995.

TE PUEDE INTERESAR: ¡Les mando un saludo a los haters! Zaldívar afirma que no le afectan sus críticas

Con cualidades muy interesantes, el joven futbolista llegó al Guadalajara para el Verano 99, sin saber que se convertiría en una de las leyendas del Rebaño. Primero se ganó un lugar en el equipo que entonces dirigía Ricardo “Tuca” Ferretti y después se afianzó como un estelar de la institución rojiblanca.

Su extraordinario nivel se reflejó en ser seleccionado por México para el Mundial de Corea-Japón 2002. La potente zurda que tenía Ramoncito Morales era una de las más educadas que tenía el futbol mexicano.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Por qué las Chivas juegan con puros futbolistas mexicanos?

Así, llegó su primera gran cita con el Rebaño, al ser parte del equipo que disputó la final del Clausura 2004 ante los Pumas. Sin embargo, aquella fatídica tanda de penaltis dejó una fuerte herida en el eterno capitán.

“Esa final que perdimos ante Pumas ha sido lo más duro que me ha tocado vivir como futbolista, porque mi hija me dijo: ´papá, no te preocupes que ya serás campeón, estarás en otra final, no te preocupes´. Es algo difícil”.

Y tenía razón, ya que la revancha de Morales llegó en el Apertura 2006, en el que se enfrentaron al Toluca en la disputa del título y que acabó en el primer campeonato de liga para las Chivas en la era de Jorge Vergara y también para Ramón.

A pesar de que se bien un bajón natural en su rendimiento, se mantuvo como un gran mentor para las nuevas generaciones, como Javier “Chicharito” Hernández. Hasta que ya no contaron con él para el Bicentenario 2010 y para el siguiente certamen pasó a los Estudiantes Tecos, en donde posteriormente anunció su retiro.

LEGADO DESPUÉS DE SU ETAPA DE JUGADOR

El “Eterno Capitán” no se conformó con lo hecho en el terreno de juego y se preparó para aportar en las Chivas como hombre de pantalón largo. Así que se integró a las fuerzas básicas del club como director técnico.

En este papel, consiguió 3 títulos consecutivos en 2 categorías distintas en toda la Liga MX, gracias a su bicampeonato con el Chiverío Sub-17 y también con un cetro en la Sub-20.

También tuvo un breve interinato con el primer equipo del Guadalajara, para fortalecer más su lazo con la institución.

Finalmente, se ha mantenido como una de las voces autorizadas para hablar del club, mientras la gente le sigue demostrando su cariño al ser una de las Glorias del Rebaño

TEMAS

Y tú, ¿qué opinas?

Te podría interesar